domingo, 28 de mayo de 2017

Volvo fija el fin de sus diésel en el año 2023




DANIEL VALDIVIELSO 


La tecnología diésel ha sufrido un importante freno en los últimos dos años en términos de imagen. Hasta el momento los motores diésel han supuesto un gran porcentaje de ventas en numerosos territorios y segmentos, una situación que ha comenzado a revertirse, sin visos de detenerse, en los últimos tiempos. 

¿Está la tecnología diésel al borde de la defunción? Posiblemente no es cuestión de ser tan alarmistas, aunque es cierto que no ha sido ni uno ni dos los fabricantes que, o bien han dejado de lado ya a día de hoy esta tecnología, o han anunciado su abandono en un futuro más bien cercano. 

La última marca en sumarse a esta corriente ha sido la sueca Volvo, que a día de hoy vive un gran momento gracias a la completa renovación de su gama, una renovación que ha sido posible gracias a, entre otros aspectos, la importante inyección de capital por parte de sus actuales dueños, el grupo chino Geely. 

La marca escandinava cuenta con una extensa gama de motores tanto diésel como gasolina, amén de propulsores híbridos enchufables. Parece que, no obstante, las opciones diésel están comenzando a agotar sus fuerzas, hasta el punto de tener ya una "fecha de caducidad". 

Y es que la actual utilización de motores diésel exige a los fabricantes unas inversiones millonarias en sistemas anticontaminación con los que superar de forma satisfactoria las normas que regulan sus emisiones, llegando a un punto en el que ya no sólo deja de ser rentable, sino que la fiabilidad de los vehículos comienza a verse comprometida debido a la complejidad de los mencionados sistemas. 

Tal es así, que el CEO de Volvo Hakan Samuelsson ha admitido que, a día de hoy, no es rentable para la marca desarrollar un sucesor para los actuales propulsores diésel de Volvo, de forma que la trayectoria de este combustible dentro de la marca podría terminar a no más tardar en 2023, cuando se complete de nuevo el ciclo de renovación de todos sus modelos, dando lugar a una nueva generación de soluciones técnicas en las que la hibridación será la nota dominante.