lunes, 10 de julio de 2017

Viajando muy triste en TAP Confort



Esther Ensinas Yo sé que con esto no gano nada pero por lo menos voy a descargar mi coraje al haber utilizado este medio.

Es la primera vez que utilizo TAP según que por comodidad y por eso se tiene que pagar más, ok de acuerdo así como decimos la belleza cuesta pues me dije lo mismo la comodidad cuesta.

Pero no en esta línea de autobuses, pues pagué $950.00 por persona de Guadalajara a los Mochis, por tratarse de una línea CONFORT,  sin embargo fue una vil mentira, una estafa, un robo, y todo lo demás.

Mi calvario inicio en Guadalajara al sentarme me di cuenta que el respaldo estaba quebrado no se mantenía vertical solo horizontal, mi esposo le comento al operador del problema, pero el conductor dijo que nosotros lo habiamos averiado. 

Para no discutir y como  había asientos disponibles me pase a otros sin autorización, en la escala de Zapopan es cuando hablo nuevamente con el operador de nombre Héctor Manuel, el me vuelve a decir que que yo soy culpable, a lo que respondo con un rotundo NO, pues el asiento estaba aparentemente bien hasta que yo me senté y quise descansar mi espalda.  Su solución es que me cambie de lugar pero solo hasta Tepic, porque ahí subirá más pasajeros; accedo a su petición pero le solicito bloquee esas butacas para que ya no las ocupen en Tepic, su respuesta es que vería que se podía hacer.

Me fui tranquila pensando que efectivamente harían algo al respecto, digo, en esta época las comunicaciones están muy avanzadas.

Alrededor de medianoche cuando llegamos a Tepic, me despertó para que me regresara a mi lugar, al que no servia, el autobús se lleno y tuve que viajar así hasta las 8:45 de la mañana que llegamos a Mochis; totalmente exhausta por el pesado viaje que llego más de dos horas retrasado.

Les comento que en  Tepic renegué un poco arriba del autobús, por lo que mucha gente empezó a molestarse con eso. Ante eso el operador ya no sabia como pedir disculpas por el estado de su unidad; comento que el lo reporta pero no lo reparan, de hecho resulto que había varios lugares con la misma falla. Fue mucho el sentimiento que se le percibió en su disculpa y los demás pasajeros se calmaron.

Muchos dijeron que no reportaban por que jamás hacen caso, porque ni en las taquillas ni en el número 800 dan solución alguna. De hecho en este último jamas entran las llamadas.

Me parece que no estoy interpretando bien el termino de confort.