jueves, 13 de julio de 2017

Acusan a ETN de tolerar el acoso sexual a pasajeras



Publicado en el Financiero:



GUSTAVO ARMENTA  12.07.2017

Apenas unos días antes el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, había aseverado vehementemente que “la participación de todas y todos es indispensable para erradicar la violencia de género y castigar a quien lastima a la mujer”, cuando el pasado 5 de julio, alrededor de las nueve de la noche, se registró un acto de acoso sexual hacia una mujer, que ha tenido repercusión en las redes sociales.

Esa noche, en el andén de la Central Camionera del Norte, de la Ciudad de México, la arquitecta Allie Muñoz, quien viajaba sola, hacía fila para abordar un autobús de Enlaces Terrestres Nacionales (ETN) hacia Querétaro. Detrás de ella, un hombre —quien viajaba con su madre y dos personas más—, inesperadamente se acercó a la profesionista y le susurró al oído, invadiendo sin autorización su espacio vital.

Así lo cuenta Allie en Facebook: “Este tipejo se me acerca por detrás y me dice al oído 'mi amooooor'. Absolutamente furiosa, volteo y lo encaro: '¡¿qué me dijiste?!' Contesta: 'pos te dije mi amor...' con una sonrisa enorme, como si hubiera hecho una gracia. Lo acuso de cínico y de acosador; se ríe. Llamo a las autoridades del andén y denuncio el acoso.

“El tipo lo niega. Dice que no me dijo nada, que estoy loca, que 'ni que estuviera tan buena'. Una señora, espectacular ser humano, sale en mi defensa: María del Pilar García que, sucede, trabaja en una AC en Querétaro llamada Mujeres en Positivo, me apoya (por fin, porque necesitamos eso más).

“Pilar, curiosamente, estaba en la Ciudad de México por un evento de Segob contra la violencia y acoso hacia las mujeres. Sostiene mi versión y les recrimina el no hacer nada, la impunidad. Llaman a las autoridades de la Central del Norte, supuestamente federales. Dichos federales (un hombre) me llaman, les explico lo ocurrido; lo confrontan. 

“Le dice al policía federal: '¿pos qué? Está loca... ni que estuviera de moda...'. El federal le pide que me respete y que se calle o se lo llevan. El tipo se calla. La madre del tipejo, una señora a todas luces machista, sale y dice que estoy haciendo 'argüende de a gratis', que ellos tienen prisa ya se quieren ir a Irapuato, de donde son.

“Las autoridades de ETN los suben al autobús, tras asegurarnos que ya preguntaron a los demás pasajeros y ellos no tienen problema en viajar con un acosador. Pilar y yo, en definitiva, no queremos viajar con este cerdo. Exigimos que no lo suban. Nos ignoran. Mientras estoy hablando con las autoridades, personal de ETN autoriza que salga el bus y este desgraciado se va en él, como si nada.

“La gerente se ofrece a cambiarnos los boletos porque 'es todo lo que puede hacer'. Según ella, ETN no puede negarle el acceso al autobús a nadie, sin importar lo que haya hecho. Tratamos de tomar una foto del mostrador, un tipo de ETN amenaza a Pilar con llamar, de nuevo, a los federales porque 'no se les puede tomar fotos'. Llegan los federales. Está vez, ya no sólo uno, ahora sí llega un escuadrón completo: tres personas. Porque en México hay más consecuencias si tomas una foto, que si acosas a otra persona.

“Cuidado con ETN, una línea de autobuses donde, claramente, los acosadores tienen privilegios por sobre los acosados. Donde, con que hayas pagado la cuota, puedes violentar a cualquier persona sin que eso implique que te bajen o, aún más fuerte, que no te dejen subir a sus unidades. El miembro de seguridad del andén se me acerca y me dice: 'qué pena señorita, yo insistí en que les dieran a ustedes la preferencia, pero los de ETN vieron que ellos eran cuatro y prefirieron cambiar a dos'.

“Ahora sí, quienes tomábamos ETN Turistar Lujo pensando que era una línea segura, cómoda y 'especial', podemos descubrir que cualquier día de la semana un acosador asqueroso va viajando a tu lado”. Hasta ahí su relato.

Contacté a Allie y me comentó que hizo pública la agresión porque no quiere que esto pase como si fuera algo normal. “Ni la gente de ETN ni la Policía Federal supo qué hacer; el tipo se fue burlándose de nosotros”.

Así, ante la incapacidad del personal de ETN —que se negaron a dar sus nombres— y de los policías, el agresor se fue a tiempo, tan campante, y la víctima fue revictimizada, debiendo salir más tarde para no viajar con un potencial agresor sexual, lo cual la gente de ETN pudo evitar, pero no lo hizo. Premió al acosador. 

Quizá la próxima vez el Centro Mexicano para la Filantropía lo deba pensar dos veces antes de otorgarle a ETN el distintivo de Empresa Socialmente Responsable, lo cual, evidentemente, no es.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx