martes, 27 de junio de 2017

Altercado con pasajeras de Interjet y sobrecargos




Un grupo de jóvenes que pretendían arribar desde Cancún a la Ciudad de México en el vuelo 2309 fueron bajadas del avión por Interjet, luego de un altercado con una Sobrecargo.

De acuerdo con Ana Serrano, la principal afectada, a la hora de abordar tuvo un problema para guardar su maleta en el compartimento de arriba de su asiento y le molestó que la sobrecargo parada a su lado no la ayudara.

Fue entonces que expresó a su hermana “como que aquí las azafatas no ayudan” y procedió a sentarse. Ocho minutos después, la Sobrecargo se dirigió a ella y apuntándole con el dedo y de manera prepotente le dijo que su trabajo no es cargar maletas.

Para evitar una discusión, Ana le contestó que no le interesaba hablar y dejó que se fuera. A los pocos minutos, arribó la sobrecargo mayor a pedirle “cooperación”, a lo que la prima de la afectada intentó explicar lo ocurrido, pero supuestamente, la mayor no quiso escuchar y solicitó la presencia de elementos de seguridad de Interjet.

Según cuenta Ana, personal de la aerolínea les reiteró su petición de que estuvieran tranquilas y cooperaran, a lo que ellas aseguran que nunca propiciaron una situación fuera de control. Sin embargo, ella y su hermana fueron a la parte frontal del avión a ofrecer disculpas, pero se percataron de que sus maletas ya estaban abajo de la unidad.

Aparte de llamar a la seguridad de Interjet nos escoltaron 4 federales hasta afuera del aeropuerto, tratándonos como a cualquier delincuente. Nos dijeron que la orden ya estaba dada por el capitán Armando Flores de bajarnos pero podríamos tomar otro vuelo.”

Al final, el capitán del vuelo no salió a explicarles la razón de su expulsión y tuvieron que pagar nuevos boletos para ir a la Ciudad de México, además de que Interjet les dijo que no podían dar un seguimiento a lo ocurrido porque esos casos no los atienden.


Aunque Ana Serrano compartió su queja en redes sociales para ejercer presión mediática y que sancionen a los empleados implicados, decenas de cibernautas dudaron de su versión de la historia y aseguraron que los protocolos de las aerolíneas no llegan a esos extremos por nada.
Inclusive, expresaron que ella debió comportarse de una manera bastante exagerada y le pidieron no disfrazar lo ocurrido para parecer la víctima, además de que en efecto, el trabajo de una Sobrecargo no es cargar maletas y que si la suya era muy pesada, debió documentarla para viajar en la parte trasera del avión.

Fuente: Hoyestado.com