jueves, 8 de junio de 2017

Inauguran primer hotel cubano de lujo cinco estrellas plus



Como expresión del interés de la industria turística cubana de conquistar mercados cada vez más exigentes y satisfacer la demanda de servicios de alta calidad, quedó inaugurado este miércoles el Gran Hotel Manzana Kempinski, primera instalación cubana de lujo cinco estrellas plus



Como expresión del interés de la industria turística cubana de conquistar mercados cada vez más exigentes y satisfacer la demanda de servicios de alta calidad, quedó inaugurado este miércoles el Gran Hotel Manzana Kempinski, primera instalación cubana de lujo cinco estrellas plus, situada en el corazón de La Habana.

Según Manuel Marrero Cruz, titular del Ministerio de Turismo (Mintur), esta obra, con 246 habitaciones, es la primera de un grupo de hoteles de gran lujo que se están construyendo en el país, en aras de mostrar el legado cultural, histórico y patrimonial cubano.

La demanda por este tipo de servicios ha sido creciente y nos hemos propuesto darle respuesta, de ahí que hoy se estén fabricando instalaciones de tal naturaleza en todas las ciudades patrimoniales. En ese sentido, mencionó, por solo citar algunos ejemplos, Viñales, Santa Clara, Trinidad, Cienfuegos, Holguín, Gibara, Santiago de Cuba y Baracoa.

En La Habana, dijo, que tiene más de 12 000 habitaciones, solo la mitad son hoteles cuatro y cinco estrellas. Por tanto, hay una demanda de hoteles de categoría que debemos satisfacer. En el Gran Manzana, apuntó, gestionado por la Compañía Kempinski, de reconocida fama internacional, están aplicadas las más altas tecnologías y se han aprovechado ampliamente los valores patrimoniales.


De acuerdo con Marrero Cruz, disponer de hoteles como este permitirá la entrada de nuevos segmentos de clientes y hará de Cuba un destino turístico mucho más completo.


Durante la inauguración, el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la ciudad de La Habana, resaltó la culminación de esta obra, justamente en el año del centenario de la construcción de ese edificio, y en medio de un contexto en el cual se ha hecho notoria la restauración de otras edificaciones de carácter público como el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, el Teatro Martí y el Capitolio, entre otras.


Mientras, Markus Semer, presidente de la Junta Directiva de Kempinski, consideró que se trata de un momento muy importante para su compañía luego de estar ausente por varios años de las Américas. «El mercado está listo para un hotel de lujo como este. Con una colección de bares y restaurantes de alto estándar, al estilo contemporáneo, este será el hogar de los clientes más exigentes».