domingo, 11 de junio de 2017

Chocan con autobús Volvo, hay dos personas finadas




Dos jóvenes vecinos de la colonia Buenos Aires murieron la tarde de ayer, tras chocar su auto contra un autobús de pasajeros en la carretera federal número 57 a la altura del ejido El Marquez.

El fatal percance ocurrió alrededor de las 19:30 horas en el kilómetro 153, entre el ejido Acatita de Baján y El Marquez. En el accidente también resultaron con leves golpes el chofer del autobús y tres pasajeros.

Tras el choque, el automóvil Chevrolet Aveo modelo 2017, color azul, donde viajaban las tres víctimas, terminó la mitad fuera de la carretera y la otra mitad prensada entre los neumáticos del camión.

Mientras que el autobús de la Línea Enlaces Terrestres Nacionales quedó en medio de los carriles de circulación de la carretera, con severos daños.
Los cuerpos de los hoy occisos, salieron proyectados y quedaron tendidos entre una cerca de púas y matorrales a varios metros del auto.

Informó La Policía Federal de Caminos que los difuntos fueron identificados como Héctor Daniel Guadalupe Torres García de 22 años, quien vivía en la calle Daniel Ríos número 1303 de la colonia Buenos Aires. Mientras que su acompañante fue identificado solamente como Aldo Airam García Ramírez de alrededor de 22 años de edad.

Trascendió que el choque se derivó debido al exceso de velocidad con el que conducía Héctor Daniel Guadalupe, ya que lo hizo perder el control y chocó de frente contra el autobús. El auto terminó entre las llantas del autobús por lo que se partió a la mitad.

Los oficiales de la Policía Municipal de Castaños cerraron la carretera en ese tramo y abrieron un solo carril para que no se registrara congestionamiento vial.

Un hombre que llegó al lugar expresó llorando que entre los fallecidos estaba su hijo quien era Héctor Daniel Guadalupe, además aseguró que provenían de la ciudad de Saltillo y habían realizado una parada en Santa Teresa y su hijo junto con su acompañante habían ido a comprar cigarros.

Horas más tarde el auto fue retirado y personal de una funeraria levantó los cuerpos de los jóvenes, liberando la vialidad en ambas direcciones, mientras que los pasajeros del autobús fueron trasladados a otro camión para que siguieran su camino.