miércoles, 14 de junio de 2017

Cascada de indicios de fraude en empresa Fletes y Pasajes de Oaxaca





José Luis Alonso Canseco, acusado de falsificación de documentos en perjuicio de la empresa Fletes y Pasajes y de la Central de Autobuses de Segunda Clase Oaxaca de Antequera, fue detenido el domingo 4 de junio en cumplimiento a la orden de aprehensión dictada por el Juez Cuarto de los Penal del Distrito del Centro el 10 de noviembre de 2016.

El apoderado legal de la empresa, Martín Villacaña Toledo, informó que la detención se originó por el delito de falsificación de documentos en agravante de la empresa; el daño causado es de poco más de 12 millones de pesos, aunque estima que la estafa sea superior a los 50 millones de pesos.


El auto de formal prisión se concretó luego de que Alonso Canseco tramitó varios amparos con la finalidad de evitar ser privado de su libertad por el delito del que se le acusa.

Desde el año 2002, José Luis Alonso Canseco junto con Edel Alonso Muñoz, Arnulfo Guillermo Hernández Martínez y sus hijas Elena y Laura Alonso Muñoz, celebraron asambleas en las que se atribuyeron el cargo de socios de la empresa y el primero, se nombró presidente del Consejo de Administración de Autobuses de Fletes y Pasajes.

Con esas atribuciones celebraron asambleas a nombre de la Central de Autobuses de Segunda Clase e integran su Consejo de Administración. Se le otorga un poder con actos de administración a Arnulfo Hernández; administran la Central pero jamás rindieron cuentas al legal Consejo de la Central de Autobuses de Segunda Clase Antequera Oaxaca.

“Nunca rindieron cuentas y fue una cantidad millonaria que hemos podido comprobar, es de más de 12 millones de pesos; pero en realidad el recurso es mucho más elevado. Realizamos indagatorias para conocer el monto real para que cuando se dicte la sentencia y se les condene también a la reparación del daño”, detalló Villacaña Toledo.

Los inculpados afrontan también un proceso penal por falsificación de documentación en el penal de Etla, apuntó. En diciembre fue arrestado Arnulfo Hernández, pero logró su libertad tras pagar una fianza de 400 mil pesos.

Temen fuga

Pese a la detención de Alonso Canseco, la defensa legal de la Central de Autobuses de Segunda Clase de Oaxaca Antequera, temen que el acusado pueda librar la cárcel y la reparación del daño por el tráfico de influencias en la Fiscalía General del Estado y el conflicto de interés que se origina en el Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE).

Moisés Martínez, integrante de la Asociación de Abogados en Línea Horizontal, explicó que sus temores están fundados en las irregularidades que se han presentado durante el proceso judicial para beneficiar a los procesados.

“Se documentó en su tiempo y en su momento, que el Tribunal estaba interviniendo de manera descarada para beneficiarlos. Como es el caso de José Luis Canseco, que indebidamente estaba gozando de su libertad”.

El abogado Martín Villacaña detalló que el vicefiscal Leonardo Javier Cruz Méndez y el magistrado Ezequiel Raúl Gómez Martínez, intervinieron en el proceso para que Arnulfo Hernández continuara con el proceso penal en libertad, con el pago de una fianza mínima.

Deuda laboral
Los procesados por este caso, también dejaron una deuda de tres meses de salarios a 60 trabajadores de la empresa Autobuses Fletes y Pasajes, informó el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la CNP, Guadalupe Juárez Hernández.



Señalan tráfico de influencias

Además, dijo que el hijo de magistrado Gómez Martínez lleva la defensa de los procesados por el delito de falsificación de documentos en perjuicio de la empresa transportista; de ahí, dijo, el tráfico de influencias y el conflicto de interés.

Mientras tanto, aseguró que continúan utilizando la marca de Fypsa, haciendo un servicio de transporte público de pasajeros con placas de turismo y que no cuentan con las terminales adecuadas. Los litigantes Moisés Martínez y Martín Villacaña pidieron a la Fiscalía General del Estado, al Juez Cuarto de lo Penal y al TSJE, actuar conforme a la Ley y no por influencias o sobornos económicos.

Actualmente, Alonso Canseco está privado de su libertad en la penitenciaría central de Santa María Ixcotel.