viernes, 5 de mayo de 2017

Viajando en ADO, en un hermoso Volvo 9800 rojo

 Daniel llego feliz a la central de Pachuca después de cumplir con su misión de comer pastes de chorizo con queso; estaba contento porque había leído en una pagina de facebook que en la ruta de Pachuca a México habían introducido unos hermosos Volvo 9800 rojos, se decía a si mismo que su suerte era tan grande y que dios lo amaba tanto que era casi seguro que su viaje a la Ciudad de México lo haría en un autobús nuevo.

Fue ahí donde lo encontramos, justo en el anden frente a un trió de Volvos de ADO, un 9700 Grand y dos 9800. Nos comento que en taquilla lo atendieron bien rápido pero tenían un letrero que decía solo efectivo, como el no usa tarjeta de ningún tipo pues eso no le hizo mal.

Casualmente Daniel en su emoción no se fijo y compro para TAPO, al igual que nosotros, cuando se dio cuenta que el 9800 iba a TAPO no le importo que fuera a quedar lejos de su natal Ecatepec, porque viajaría en un autobús nuevo. Agradecimos que Daniel viajara con nosotros, porque el viaje lo hicimos de emergencia y ni a teléfono decente llegábamos para tomar fotos. El nos hizo favor de tomar sus mejores ángulos y compartirlos.

Ok, dejemos a Daniel viajar feliz después de agradecer sus fotos, bay Daniel.

Ahora les contamos como percibimos el viaje:

Lo primero que nos llama la atención es la central de Pachuca, con algunos cambios estéticos que no afectan su esencia, sigue siendo la misma central con ese aire de edifico viejo que es acentuado por ser refugio de autobuses igualmente veteranos. Por eso es sorpresa ver modernos 9800 de ADO, MP135MX de Futura Select y los i6 de Ovnibus Plus.

En esta ocasión viajamos en ADO porque va a TAPO, y eso nos ahorra usar el metro o metrobus en Indios Verdes. En taquilla ya no nos extraña la brusquedad de los chicos, con su letrero garabateado diciendo que solo hay pago en efectivo; pero contrariamente a otras taquillas aqui la venta es superrápida.

En el anden vimos por cierto un ADO GL que decía Villahermosa, el operador pregonaba que ya se iba a Veracruz y Villahermosa.

La otra sorpresa es el flamante Volvo 9800 con su letrero "México TA" supusimos que seria TAPO, ahí nos formamos.

Diez minutos antes de la salida baja el operador y procedemos a la acostumbrada revisión; el asiento hasta adelante es otro plus que permite admirar el tablero completo del 9800, casi igual al del 9700. Lo mejor el olor a nuevo.

En el camino la suspensión es genial o los caminos están muy bien pavimentados, el operador es muy amable en las dos clásicas paradas que hacen antes de abandonar Pachuca; operación que lo retrasa mas de 40 minutos.

Muy bonito el Volvo 9800, austero como le gustan al grupo ADO pero no deja de ser interesante; la nota curiosa es que solo lleva 40 asientos, algunas pantallas colectivas y un baño, en su interior todo es de un minitamaño.

El detalle: hay conexiones eléctricas!!