lunes, 22 de mayo de 2017

Como atraer a los niveles socioeconómicos medio y medio alto a los autobuses



La percepción general de la población en México hacia los viajes en autobús se puede reducir al menosprecio, tradicionalmente viajar en "camión" se interpreta como muy mala fortuna, la última opción del viajero, la desdicha de no poder solventar un traslado en avión o en auto.

El avión disfruta tradicionalmente de la calificación de medio de transporte de las clases más altas de la sociedad (C+ y AB) aun cuando usarlo es relativamente barato y esta al alcance de niveles C- y C. El glamour que acompaña a un viaje en avión se coloca en el imaginario popular como una experiencia de altas esferas, en especial entre los que nunca han utilizado este medio de transporte.

Viajar en automóvil es considerado también de clases con un buen nivel adquisitivo, muchos consideran que su viaje aspiracional ideal para vacaciones es en su propio auto último modelo; combi si son hipsters.

Entonces, ¿como los convencemos de que es buena idea viajar en autobús?

El primer paso, tener autobuses modernos en buen estado que te inviten a verlos en cualquier lugar que estén.

El segundo, atraer al público objetivo se logra con instalaciones adecuadas con servicios añadidos que cumplan con sus expectativas. Lo ideal es alejarlos de las terminales de servicios económicos y rurales.

En tercer lugar esta la atención al cliente, no se puede tratar de mala forma a la persona que paga por un servicio, porque de su dinero la empresa vive. Es misión esencial de cada miembro de la empresa transportista proyectar un ambiente adecuado a las expectativas de sus pasajeros. Mientras mejor sea la experiencia de viaje mejores probabilidades se tienen de contar con la preferencia continua de los pasajeros.

El cuarto punto, es complementar la experiencia de compra y atención en salas de espera con un hermoso autobús que tenga en su interior la calidad necesaria para mimar al pasajero; es en este punto donde la mayoría de las grandes empresas han puesto más énfasis; los servicios ejecutivos y de lujo tienen como misión captar las clases C, C+ e incluso el AB. Entre más confortable y segura sea la unidad mas puntos para sacar pasajeros de sus autos.




¿es suficiente?

No, no lo es. Desafortunadamente moverse en autobús es un proceso lento en comparación con los aviones; es poco flexible si compite con el auto. Aquí entra el Marketing, hay que hacer ver que viajar en el Ómnibus te proporciona descanso, tiempo para trabajar, viajes directos y en general una experiencia de viaje inolvidable.



En resumen:

1. Autobuses último modelo con mantenimiento excepcional.
2. Centrales de lujo lejos de colonias peligrosas y libres de comercio ambulante.
3. El cliente siempre tiene la razón, hay que decírselo con una sonrisa.
4. Unidades equipadas con pantallas individuales, conexiones eléctricas, sanitarios limpios, asientos cómodos y amplios en todos los sentidos.